El arco iris es el puente entre los mundos físico y espiritual.

 

 

El Indalo 


El indalo es una figura de origen ancestral que se encuentra en la cueva de los Letreros, en el municipio de Vélez-Blanco (Almería, Andalucía), España. Se trata de una pintura rupestre del Neolítico tardío o Edad del Cobre. Representa a una figura humana con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos, si bien su significado no ha sido aún esclarecido de forma definitiva existiendo también varias teorías que apuntan a cierta divinidad en el dibujo.

Para mí la imagen simboliza al ser humano en posición de cuerpo abierto, receptivo a la vida y a la conexión. La actitud que representa es el punto de partida para que se produzca cualquier proceso de sanación en la persona.

En Fisiovea sabemos que "cada paciente tiene su terapeuta y cada terapeuta su paciente", y que es necesario un punto de encuentro entre ambos y una actitud de intercambio para conseguir los objetivos marcados.

 




Durante siglos, antes de la catalogación del indalo por parte de los estudiosos, fue símbolo de buena suerte y considerado un tótem en el norte y levante de la provincia de Almería, especialmente en Mojácar, donde lo pintaban con almagre para proteger las casas de las tormentas y el mal de ojo. Se le llamaba el «muñequillo mojaquero».

 

No está claro si el origen de la palabra real Indalo aplicada al arco iris de España figura del guerrero, es la de San Indalecio (un santo que fue martirizado a las afueras de la ciudad de Almería), o en la palabra "Indal Eccius" que significa "mensajero de los dioses" en el antiguo ibérico, o" En Deus "que significa" De acuerdo con Dios' en latín.

 

De cualquier manera representa la conexión etérea del hombre con el universo en que vivimos. También es parte de la cultura de España y que representa para muchos, el estilo de vida mediterráneo. Es por esto que elegí este logo para Fisiovea. 

Actualidad

FISIOVEA INCORPORA COACHING DE SALUD A SUS SERVICIOS